1 abr. 2015

PELICULONES: CHAPPIE

Hacía bastante tiempo que no salia tan contento y satisfecho de una película como salí de ver Chappie, una autentica genialidad con la que Neill Blomkamp se luce y consolida su cine.


Chappie nos cuenta la historia de un robot con autentica inteligencia artificial, es decir con capacidad de pensar, sentir y elegir, y de como se desarrollará en un Johannesburgo tan repleto de violencia y delincuencia, que el orden solo se mantiene gracias a las unidades de policías robot.

Uno de los Scout los policía robot
La primera gran virtud de Chappie es cuando se desarrolla y es que en contra de lo que pueda parecer no se desarrolla en ningún futuro cercano sino que se desarrolla en el presente, ahora mismo, la historia sucede en nuestro tiempo y nuestro mundo con la única diferencia de que existen los Scout (policías robot) por lo que podríamos calificarlo como un presente distopico. La razón de que esta elección temporal sea una virtud es que el reconocer todo lo que aparece en la película nos adentra y acerca a la historia que cuenta, además nos hace sentir una gran empatia con los personajes algo fundamental en esta película.

Chappie con Johannesburgo al fondo
La segunda gran virtud de Chappie es su increíble realismo, como he dicho el único elemento ficticio de Chappie son los robot policía así que de ellos depende la autenticidad de lo que vemos, y los robots son tan reales que casi parece que podemos tocarlos, están hechos con tanto mimo y cuidado que apreciamos a través de detalles que cada uno de ellos es diferente.


La gran virtud numero tres es lo buenas que son las interpretaciones, especialmente sorprendentes en los músicos Watkin Tudor Jones y Yolandi Visser. No nos encontramos ante interpretaciones especialmente lucidas ya que ninguno de los personajes humanos tiene una especial complejidad como para ello, pero eso sí, todas las interpretaciones tienen mucha potencia y trasmiten de tal manera que estimulan nuestros sentimientos de forma constante.

Chappie y su extraña familia
Y he reservado lo mejor para el final. Chappie, el protagonista, es lo mejor de la película. Para empezar tiene una cualidad que ningún robot había tenido antes, posee una autentica inteligencia artificial, lo que le hace absolutamente libre o al menos tan libre como cualquier ser humano, y en último extremo le hace tener alma, lo cual le da una profundidad e interés al personaje que jamas habíamos visto antes en un robot. Debido a este hecho Chappie tiene una personalidad más compleja que cualquiera de los humanos que aparecen, una personalidad que disfrutaremos viendo como evoluciona a lo largo de la película. Además Chappie es un personaje absolutamente encantador y entrañable al que es imposible no adorar en cuanto aparece en pantalla.

Chappie descubriendo Masters del Universo
Chappie imitando a He-Man ¡Por el poder de Grayskull, yo tengo el poder!
En resumen una película que no deberíais perderos. Es divertida, ágil, llena de puntos graciosos, dura y tierna a la vez , y como todas las películas de Neill Blomkamp tiene un mensaje moral y social, solo que en este caso no es un mensaje tan simple como en sus dos películas anteriores sino que es un mensaje complejo o mejor dicho son muchos mensajes porque al final de lo que trata la película es de la naturaleza humana y su complejidad por lo que más bien sugiere un mensaje que acaba construyendo el espectador, y al intervenir el espectador habrá tantos mensajes y reflexiones como espectadores conozcan a Chappie.


Saludos.

Tienes que ver Chappie, y lo sabes

3 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho aunque no he podido evitar compararla con "Robocop" y he echado en falta un poco del humor ácido y más adulto de la película de Verhoeven. "Chappie" está muy bien pero prefiero el Blomkamp de "Nivel 10". Aguardo impaciente su "Alien-5".
    Saludos! Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi al principio también me recordó mucho a Robocop, gran corporación, robots policía, el Buey que era igualito al ED-209... era imposible no compararlas. Pero según avanzaba la película me dí cuenta que más allá de los elementos que toma como presupuestos iniciales y el preocupante parecido entre Buey y ED-209 Chappie y Robocop tienen muy poco que ver, Chappie trata temas muy diferentes a los de Robocop como la IA, la educación o el alma; y la verdad es que tiene un enfoque mucho más blando y en cierta manera infantil que Robocop. Cuando me di cuenta de que Robocop y Chappie en realidad no tenían prácticamente nada que ver fue cuando empece a disfrutar Chappie.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Por cierto no había escuchado hablar de "Nivel 10" ¿qué es? ¿el cortometraje en el que basó Distrito 9?

      Saludos.

      Eliminar